Novedades 20150810

Harry Forbes, analista de ARC, considera los beneficios que la incorporación de procesadores multinúcleo va a aportar a la automatización. El más importante, aunque no el único como da a entender el título, es la posibilidad de virtualización, tanto de controladores como de los propios dispositivos de campo. Otra posibilidad que me ha parecido muy interesante es correr simultáneamente un sistema operativo en tiempo real con otro “enriquecido” en funciones.

Para quien quiera profundizar en los protocolos existentes para redes de sensores inalámbricos, Mark Nixon, de Emerson, ha publicado una extensa comparativa entre dos de los más usados, WirelessHART y ISA100.11a. Resumiendo mucho, el primero se introduce como una extensión de HART, mientras que el segundo es más flexible, relegando buena parte de la configuración (e indefiniciones) al usuario final.

Me gusta el sistema de recetas de los S7-1200. En particular, la administración mediante páginas web servidas por el propio PLC, lo que permite, por ejemplo, gestionar y supervisar el proceso desde una tablet, bastante útil cuando se trabaja en campo.

El ingeniero de proceso Béla Lipták define cinco niveles de control en la automatización. Hay que aclarar que sólo se refiere a la regulación de magnitudes simples, lo que comúnmente denominamos -generalizando en exceso- un lazo. Los niveles serían, de menor a mayor sofisticación: control manual, con retroalimentación (un PID, por ejemplo), en cascada, anticipativo (con correcciones a la salida) y “dirigido/retrasado” (lead/lag, que prevé variaciones de carga).

Esta semana GE ha lanzado un servicio que puede dar mucho que hablar. Se trata de su propia nube, Predix, desarrollada específicamente para recoger datos generados por sistemas de control. La idea no es nueva (ya lo hacen los termostatos Nest, por ejemplo), pero el empuje que le puede dar GE va a forzar de seguro a otras compañías a invertir en estas tecnologías. Entre otras cosas, Predix promete mayor operatividad e interoperatividad, escalabilidad, y seguridad.

Cuando los valores de proceso no se reciben de periferia integrada, sino a través de comunicaciones, no siempre se dispone de tiempos de muestreo reducidos y constantes; en especial, cuando es vía inalámbrica. Los lazos PID tradicionales no se pueden usar en estas circunstancias. Un PID inteligente, como el PIDPlus, debe tener en cuenta estos tiempos extensos y variables, así como fallos de comunicación.

He descubierto el muy recomendable blog de Juan Carlos Martín Castillo: REEA (Revista de Electricidad, Electrónica y Automática). En él se se puede encontrar gran cantidad de recursos relacionados con sistemas de control. Pero me gustaría destacar la producción propia, en formato videoblog, consistente en tutoriales en los que de forma muy detallada expone casos prácticos, sin renunciar a profundizar en la teoría o herramientas aplica.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Dejar una opinión