El banquete de Trimalción

Fragmentos del Satiricón de Petronio:

-¿Es que no sabéis -dijo- en casa de quién se da hoy la cena? Se llama Trimalción, el hombre más exquisito y distinguido. En el comedor tiene un reloj y un trompetero que le van anunciando las horas de vida que se le han escapado.
Capítulo 26.

Colgado de la bóveda -y con la misma dedicatoria- había una lámpara de dos brazos. En ambas jambas, sendas tablas, en una de las cuales, si la memoria me es fiel, se podía leer: «La antevíspera y la víspera de las calendas de enero nuestro Cayo cena fuera de casa». La otra era una representación de la órbita lunar y de los símbolos de los siete planetas. Los días fastos y nefastos eran señalados en ella con círculos de distintos colores.
Capitulo 30.

-¿Sigues en erigirme el mausoleo tal y como te lo encargué? […] En el centro, un reloj para que todo el que vea la hora, quiéralo o no, pueda ver también mi nombre.
Capítulo 71.

Facebooktwitterlinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.