El horario de verano durante la Guerra Civil 1

Si el horario de verano se ha aplicado de una forma algo caótica en la historia reciente de España, tanto más en una época tan convulsa como lo fue la Guerra Civil. En los años de la República previos al 1937 no se llevó a cabo esta práctica, pero durante la guerra se impone en ambos bandos; eso sí, sin concierto alguno. Ni entre ellos, ni consigo mismos, alterando a menudo fechas y sin guardar costumbres de una vez para otra. Insisto: no debe llevar a sorpresa; era una época con preocupaciones infinitamente más serias que la posición de las manecillas del reloj.
El primer cambio horario se produce en la zona Nacional el 22 de mayo, y se justifica sobre papel por la conveniencia de seguir el mismo horario que otros países europeos. Lo cual no deja de ser llamativo: en dicho año Alemania o Italia no seguían esta práctica (la primera la abandona después de 1918 para recuperarla en 1940, y la segunda no hace cambios desde otoño de 1920 hasta 1944). Otros países alteraban en efecto su hora, pero no en tal fecha (Reino Unido el 18 de abril; Francia, Bélgica o Portugal, la noche del 3 al 4). Hay que sobreentender que la decisión se toma a toro pasado. Así lo vemos redactado en el BOE de 18 de mayo:

Presidencia de la Junta Técnica del Estado
ÓRDENES
Considerando la conveniencia de que el horario nacional marche de acuerdo con los de otros países europeos, y las ventajas de diversos órdenes que el adelanto temporal de la hora trae consigo.
Esta Presidencia ha tenido a bien disponer:
Artículo 1.º El sábado 22 del corriente mes de mayo, a las veintitrés horas, será adelantada la legal en sesenta minutos.
Artículo 2.º El sábado 2 de octubre próximo se restablecerá la hora normal.
[…]Burgos 17 de mayo de 1937. Fidel Dávila.

Sobra decir que en la zona Republicana no se siguió esta orden. Sin embargo, días más tarde se decide adoptar también el horario de verano. La operación, tanto el adelanto como el posterior retorno a la hora normal, se fijan en la noche de un miércoles a un jueves, por motivos que desconozco. Así podemos leer en la Gaceta de la República del 8 de junio:

PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE MINISTROS
DECRETO
De acuerdo con el Consejo de Ministros y a propuesta de su Presidente,
Vengo en decretar:
Artículo primero. El día diez y seis de Junio corriente y a las veintitrés horas será adelantada la hora legal en sesenta minutos.
Artículo segundo. El día seis de Octubre próximo se restablecerá la hora normal.
[…]Dado en Valencia, a seis de Junio de mil novecientos treinta y siete.
MANUEL AZAÑA
El presidente del Consejo de Ministros,
JUAN NEGRÍN LÓPEZ

Tampoco en este caso se buscó originalmente acuerdo con otros países en Europa, que anunciaban el retraso de la hora para la noche del 2 al 3 de octubre. Sin embargo, acercándose el momento se cayó en la cuenta del poco sentido que tenía esta elección de fechas, por lo que el 25 de septiembre se publica una corrección en la Gaceta que hace coincidir la fecha con la elegida por los sublevados:

PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE MINISTROS
DECRETO
De acuerdo con el Consejo de Ministros y a propuesta de su Presidente,
Vengo en decretar:
Artículo primero. Queda modificado el artículo segundo del Decreto de seis de Junio de mil novecientos treinta y siete, en el sentido de que en lugar del día seis de Octubre próximo, será el día dos, a las veinticuatro horas, cuando se restablecerá la hora normal.
[…]Dado en Valencia, a veinticuatro de Septiembre de mil novecientos treinta y siete.
MANUEL AZAÑA
El Presidente del Consejo de Ministros,
INDALECIO PRIETO Y TUERO

Facebooktwitterlinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.