Tercera controversia de la Pascua

Para Beda el Venerable, la fecha de la Pascua irlandesa constituía una herejía; y el hecho de que, en razón de la diferencia de fechas, el rey de Northumberland celebrara la Pascua mientras la reina, procedente de Kent y evangelizada por misioneros romanos, seguía ayunando con su séquito, le resultaba absolutamente insufrible, porque significaba la negación de la comunión fundamental en la celebración y el culto cristianos.

El primado del papa: su historia desde los orígenes hasta nuestros días, Klaus Schatz.

Hay disensión en torno a qué sistema utilizaban los británicos en el siglo VI para calcular la fecha de la Pascua; lo que sí está claro es que los misioneros llegados de Roma por aquel entonces encontraron que usaban un sistema distinto del suyo, posiblemente arcaico. Esta misma ciudad había estado ensayando distintos ciclos para determinar dicha fecha de modo independiente a lo acordado en el Primer Concilio de Nicea, por lo que no es de extrañar que regiones tan alejadas no coincidiesen en este sentido. La última controversia se prolongó largamente, hasta que tras Sínodo de Whitby, celebrado en el 664, los últimos cristianos remisos, en el norte de las islas, acordaron adherirse al los cálculos romanos.

Facebooktwitterlinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.